1 de junio de 2017

Costa Rica - Cahuita - Parque Nacional Cahuita



Paseando por un zoológico natural

Tras nuestra pequeña aventura haciendo snorkel por el fondo marino caribeño desembarcamos en Punta Cahuita. 




Vamos a pasear por una zona del Parque Nacional Cahuita, un pequeño parque de 1.102 ha de cobertura terrestre y 23.290 ha de cobertura marina, declarado Parque Nacional en 1978, que por su facilidad para llegar (y creo que se puede llegar a todos los parques nacionales del país sin ningún problema) y por su buena localización costera es uno de los más visitados del país. Solo vamos a recorrer el sector Playa Blanca, en el lado este, con lo que el oeste, que posiblemente esté menos transitado, nos quedará pendiente. 




Para aquellos que recorren el parque por su cuenta hay un aviso, que será mejor tener en cuenta. 




Y para todos, un consejo si queremos contribuir a mantener el hábitat y la fauna, pero que por desgracia no siempre se respeta. La pregunta es ¿veremos monos?




El parque ocupa un bosque pluvial costero y la humedad en su interior es tremenda, casi que falta la respiración, y el cuerpo no deja de producir agua, aparte de la que aporta el agua del mar, somos auténticas esponjas humanas chorreantes. 




A pesar de este calor asfixiante ir caminando junto a la costa es una gozada, la visión es magnífica, de paraíso. 




La fauna comienza a saludarnos, en este caso creo que se trata de una garza tigre, apodo que supongo le viene dado por sus plumas como manchadas. 




Si bien los insectos o similares no son precisamente santo de mi devoción, no puedo dejar de admirar el colorido de esta oruga negra, blanca y roja (el rojo se encuentra en unos pequeños puntos en las puntas de sus pelos).



Nuestro guía es un amante de las serpientes, de ahí su apodo Boa, pero también de los reptiles en general, por lo que los atrapa con facilidad y con mucha dulzura. En este caso nos enseña, eso creo, una chisbala centroamericana, negra con unas rayas verde fosforito muy llamativas. 




La humedad del lugar hace que los troncos de los árboles, ya sea en pie o en el suelo, acojan hongos en ellos; la vida se abre paso. 



Vemos gran variedad de unos frutos rojizos, por los que preguntamos, ya que además los hemos ido viendo puntualmente durante los desplazamientos. Se trata de la caña agria, que tiene varios usos medicinales y que es un alimento preferido de los monos carablanca, de nuevo nos preguntamos ¿veremos monos?




¡Sí!, ¡vemos monos!, allí están disfrutando de la caña agria. Los monos carablanca también reciben el nombre de capuchinos, y nos resultan simpáticos, por lo menos hoy y así vistos. Y allí está, degustando una caña agria con fruición.



Aunque alguno parece estar enfadado, o sencillamente a nuestro paso está cuidando de su familia, de su comida, de su casa, y está alerta. 




Parece que están posando para las fotografías, porque si bien se han puesto en movimiento, también se quedan a la espera, y nuestras cámaras echan humo, hay que tener en cuenta que para nosotros es la primera vez que los vemos en su hábitat natural y no en un zoológico, por lo que es una novedad. 





Tendremos un segundo encuentro con los monos carablanca en el manglar isla Damas, y ahí sí que notamos su enfado, ¡querían comida!
 
El agua del mar comienza a tener un color de barro, con lo que ahora no es demasiado apetecible el baño, pero sigue siendo bonito. El color viene dado porque cerca desemboca el río Perezoso, y en su curso arrastra de todo. Es fácil vadearlo porque la marea no está alta y no hay que meterse de “patas” en él, pero en ocasiones, entre la marea y la lluvia esto puede representar tener que cambiarse al menos de calcetines cuando se termine el paseo, o sencillamente hacerlo en chanclas, que es como muchos van, pero el calzado no lo encuentro el más apropiado para evitar pincharse con algún elemento, aunque el camino sea fácil, y ni el propio guía las lleva. 




Vemos otro fruto, blanco con puntitos amarillos, se trata del noni, con también supuestas propiedades medicinales con el que se suele hacer jugo, pero nosotros no lo probamos como para saber sus cualidades o su sabor. 




¡Mi madre!, junto al camino, en un árbol hay enroscada una preciosa serpiente amarilla, la oropel o bocaracá, también conocida como víbora de las palmeras, que puede ser de este color o verde. Es una serpiente venenosa, hemotóxica, y sobre los ojos tiene unos pequeños “cuernos”. Nos impresiona verla tan cerca, y eso que tenemos cuidado para que no se moleste y nos devuelva el saludo. 




Ahora es hora de conocer a la araña dorada o nephila, que casi podría asegurar que en el país hay tantas como humanos, o más. Su característica es que tejen un hilo muy resistente que con los rayos del sol se ven dorados, que se puede utilizar para la pesca y en algunos países (ya que es ubicua mundialmente) lo utilizan para elaborar prendas de vestir. A pesar de mi repelús al tenerla tan cerca, tanto que como te descuides te la llevas en las narices con telaraña y todo, tengo que reconocer que resulta bella con sus colores. 




Algunos tramos del paseo se realizan sobre pasarelas de madera, ya que la lluvia convierte la zona en un barrizal impracticable. 




En el suelo vemos infinidad de agujeros, de todos los tamaños, en ellos viven los cangrejos ermitaños, con una tonalidad anaranjada y ¡azul!, ¡que simpáticos resultan!




Tras un trecho sin ver el mar, volvemos a él, pero ¿veis la barrera de telarañas y arañas que hay para llegar?, sinceramente era tremendo, todas ellas eran Nephilas. Boa nos cuenta la historia de una pobre mujer que padecía aracnofobia, y que cuando realizó esta excursión terminó entrando en pánico, llorando sin cesar… yo que tengo otra fobia, la claustro, la entiendo perfectamente. Más adelante, ya no hay telarañas y el mar tiene otra vista. 




Entre las hojas de un árbol, otra serpiente bocaracá, de nuevo de color amarillo, mucho más escondida que la anterior. 



Al igual que veremos infinidad de arañas Nephila durante el viaje, también veremos infinidad de hormigas cortahojas, en este caso realizando su laboriosa tarea en el tronco de un árbol. 




Un vídeo para mostrar su incesante trabajo, ¡que cansancio!



Que sí, que sí, que seguimos teniendo el mar a nuestro lado, y en ocasiones vemos a bañistas ocasionales, paseantes por cuenta propia que aprovechan estas pequeñas playas para refrescarse... y nosotros lo haríamos con gusto. 


Unos alaridos nos hacen mirar hacia las copas de los árboles, son unos alaridos muy fuertes, a los que también nos acostumbraremos durante el viaje, se trata de los monos aulladores, también llamados monos congo, que han salido a saludarnos a gritos. 




Os lo acerco, porque a esta distancia casi que ni desde abajo se veía. El mono aullador es herbívoro, y sus aullidos pueden oírse a más de 1 km. 




En 1.920 la compañía petrolera Sinclair Oil Company llegó a Cahuita, construyó una torre, comenzó la perforación de pozos en busca de petróleo en el viejo Cahuita y un campamento para sus trabajadores al lado sur de Duncan Creek, actual río Perezoso. Un incendio que duró una semana destruyó la torre, tras lo cual cerraron el pozo y se fueron a Puerto Viejo. En la década de 1980, según nuestro guía la fecha marcada debería corresponder a esta y no a 1910, la compañía Harken obtuvo licencia para realizar prospecciones en el parque, ¿cómo?, pero afortunadamente al final lo cerraron, en teoría el gobierno no autorizó la instalación de torres por el daño medioambiental que se podía producir. Independientemente del baile de fechas, un auténtico despropósito, despropósito económico que nos hace perder ecosistemas muy valiosos en todo el mundo. 



Salimos de la "jungla" junto a la desembocadura del río Suárez, que tenemos que cruzar, y solo hay dos formas: caminando por un tronco resbaladizo a modo de puente, que unos "simpáticos" niños se encargan de mojar y mojarnos (a la caza del turista), o directamente entrar en el río, acto que yo realizo, porque si al final me voy a caer, mejor hacerlo sin torcerme nada, que quiero seguir viajando por el país en perfecto estado de mis miembros a ser posible. 


Y la playa, la magnífica playa Blanca, que a pesar del buen tiempo no está muy concurrida. 





Un cangrejo ermitaño sale a despedirnos (seguramente pensando: "tanta paz llevéis como dejáis"). 




Y junto a nosotros pasan dos mapaches corriendo, pero no hubo manera de que se quedaran quietos y posaran para una fotografía, por lo menos los hemos visto. Y cuando ya lo dábamos por perdido, uno de los animales que todos queremos ver asoma entre las hojas de los árboles, bueno decir hoy que hemos visto a un perezoso sería toda una proeza, vemos una gran bola de pelo grisáceo, pero nos hace mucha ilusión. 




La naturaleza quiere seguir sorprendiéndonos, ahora con un curioso saltamontes negro con antenas anaranjadas. 




Un gran termitero, ¡me pica todo!




Salimos a la entrada del parque por el sector de Playa Blanca, que es por donde se debe entrar, la otra entrada es el control de Puerto Vargas, a unos 8 km de paseo desde aquí. 




Una lista de actos prohibidos en el parque (sentido común y respeto por la naturaleza). 




Tal y como salimos de la caminata por el parque hubiera venido bien un baño en la playa o una ducha pero no hubo tiempo. 




Caminamos por Cahuita, cuyos locales de restauración, hoteleros o tiendas tienen un alegre colorido caribeño, como el que encontramos en Puerto Viejo de Talamanca.




Tenemos la comida incluida en la excursión, y nos llevan a El rincón de Sandra, para degustar por supuesto comida afrocaribeña. En esta soda no sirven alcohol, y nos tomamos dos refrescantes zumos de piña y mango. 




Para elegir hay pescado o pollo, y los dos nos decantamos por el pollo con salsa caribeña, aunque casi por los pelos, porque creo que fueron las dos últimas raciones que había. En este caso el rice and beans no va mezclado, el arroz y las judías van por separado. No estaba malo, pero nos gustó más el pollo de la soda Shekiná en Puerto Viejo de Talamanca


Tras la comida nos reparten por los diferentes hoteles en los que estamos alojados, y por la tarde, aunque en un principio teníamos planeado acercarnos a playa Cocles, e incluso darnos un chapuzón, decidimos que nos quedamos en la piscina del hotel para descansar algo, que parece que no, pero la mañana ha sido intensa, no extenuante, y sobre todo, muy gratificante, no esperábamos ver la cantidad de animales que hemos visto, porque una cosa es leer las experiencias de otras personas y otra la posibilidad de tener la suerte de coincidir con los animales en tiempo y espacio, que esto no es un zoológico en el que a las horas de la comida te aseguras verlos, es un maravilloso espacio natural con mucha vida.

Por la noche hoy si me aplico Relec para evitar las picaduras de mosquitos, que anoche tuvieron un festín a mi costa.